Ser scout...

Divertirse y hacer amigos

Infinidad de talleres, juegos, excursiones y campamentos en plena naturaleza son espacios idóneos para disfrutar de un ocio sano y enriquecedor, al mismo tiempo que permiten descubrir la profundidad y belleza de la amistad.

 Vivir y sentir la naturaleza

Disfrutar de la belleza de la naturaleza y sentirse parte de ella.

Valorar, respetar y proteger los bosques, los rios, las montañas y los mares.

La naturaleza nos ayuda a crecer en valores y experiencias.

Crecimiento y desarrollo personal

Los scouts queremos ser protagonistas de nuestra educación. Por eso, apostamos por el crecimiento en autonomía, responsabiliad y libertad.

Educamos en valores que favorecen el desarrollo integral de la personalidad.

 

Construir un mundo más justo

Creemos en la paz, la justicia, la libertad y la solidaridad. Creemos que otro mundo es posible y nos esforzamos para que cada uno de nuestros jóvenes encuentren su papel, desde el que luchar por una sociedad más justa.

 

¿Por qué quiero ser Scout?

¿Qué es el escultismo?

El escultismo es un movimiento mundial que fue fundado en 1907 por un soldado inglés: Baden Powell.
Los miembros de esta asociación son los scouts.

Este movimiento existe a nivel mundial, hay asociaciones scouts en más de 150 países de todo el mundo. No hace distinción de sexos, religión, raza o nivel social. Cualquiera puede ser scout.
Como se dice en la definición anteriormente citada, el escultismo es un movimiento dirigido sobre todo a los jóvenes, que son quienes lo viven de forma más activa y quienes más reciben de él; pero se puede ser scout desde los 5 años hasta el final de la vida.

El fin principal del escultismo es contribuir al desarrollo integral de los niños, niñas y jóvenes ayudándoles a realizar plenamente sus posibilidades físicas, sociales, emocionales, intelectuales y espirituales como personas y ciudadanos responsables, miembros activos de su comunidad y partícipes de la misma.

Algunos de los principios más importantes para el escultismo son la autosuperación, el cuidado de la naturaleza, el compañerismo y el compromiso.
A pesar de estar difundido en tantos países, el escultismo tiene una serie de características y símbolos que son comunes en todo el mundo, cosas que unen a todos los scouts sean de dónde sean:

La Flor de Lis. El símbolo scout mundial.

El lema: “Be Prepared” (“Siempre Listos”)


La Promesa Scout. Un compromiso con

uno mismo y los demás.

El saludo. Con la mano derecha, mostrando los dedos índice, corazón y anular. Nos recuerda que el fuerte ayuda al débil.